Prodavinci | Musulungo

musulungo.jpgPor Mari Montes en Prodavinci

Cayó el último out. Atraviesa tranquilo el sembradío de maíz, que ahora comienza otro juego. Aquí seguiremos contando tu leyenda, intercambiando anécdotas de tus episodios, de tus innings y extrainnings.

Yo no te recuerdo como catcher de los Leones. Comenzaste a custodiar el home justo el año en que nací, 1967, y cuando te fuiste en 1971, yo aún no veía los juegos, pero tuve tu barajita. Debió ser de mi papá o de alguno de mis primos, y estuvo un tiempo rodando por ahí. Ibas con el uniforme a rayas y un casco, estabas como en el círculo de espera y miraste al fotógrafo con esa misma mirada que te conocimos después, con o sin careta, con esos ojos que vieron tanta pelota.

Ya grande, tuve el honor de conocerte y de entrevistarte. Creo que fuiste una de las figuras más inmensas de nuestro beisbol, no solo porque medías casi dos metros, sino porque fuiste ejemplo de autoridad y de respeto, de lo importante que es el conocimiento de las reglas para aplicarlas con justicia y evitar males mayores.

Lee más en Prodavinci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s