Opinión | La inmóvil movilidad, por Rodolfo Izaguirre

Belén Lobo con su hijo Boris

En 1969 los maridos diseminados por todo el mundo se sobresaltaron y se enojaron con razón al saber que Richard Burton le obsequiaba a Elizabeth Taylor un diamante surafricano de 68 quilates que costaba 307.000 dólares y comenzó a llamarse el Burton-Taylor, pero no contento con semejante regalo le puso en el cuello la famosa Peregrina de Cartier, un collar de perlas, diamantes y rubíes rematado con una impresionante perla en forma de pera. El justificado encono y rencor de los maridos se explicaba por la pregunta que todos se hicieron: ¿qué vamos a regalar ahora a nuestras esposas? Debo decir que personalmente no tuve que mortificarme porque Belén no era una esposa sino un diamante mucho más valioso que el Burton-Taylor. Recogí una piedra muy pequeña en el jardín de mi casa; se la ofrecí como un regalo espléndido e inesperado y ella lo recibió con una emoción más ardorosa que la que cruzó por el rostro de la actriz de ojos azules tan intensos que parecían de color violeta cuando vio el diamante que el generoso Burton puso en sus manos.

Entre Belén y yo no se interpuso nunca ninguna avidez por el dinero, mucho menos por la legendaria atracción que ejercen el oro y los diamantes sobre la tristeza humana. ¿Qué era lo que decía Rembrandt? «¡Es en un estercolero donde encuentro los rubíes y los diamantes!». Quería significar que sus joyas más espléndidas eran las obras que producía la maestría de su pintura. Belén logró el milagro de deslizarse casi en el aire cada vez que enfrentaba la imperecedera incertidumbre de la danza, es decir, del movimiento y yo aún insisto en creerme escritor solo porque he descubierto que hay una rara música inaudible que se esconde detrás de las palabras y las hace vivir. Ella y yo cultivamos la certeza de que esos dones son más verdaderos que el color violeta de los ojos de la Taylor, el truco de la doble pestaña y su costoso diamante africano.

La danza que daba vida a mi mujer descansa en el movimiento del cuerpo y en la rica inquietud del alma, pero tanto ella como yo sosteníamos que paradójicamente la pureza del movimiento duerme, sueña y se envanece en la inmovilidad, de la misma manera que la música mas gloriosa se esconde detrás del silencio, pero buscamos el sonido que se oculta en el silencio solo para constatar cómo la leve pluma de un ave al caer resuena con estrépito en las profundidades del silencio. 

Lee más en El Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s