Opinión | Funerales en la memoria, por Julio Túpac Cabello

«Con o sin funerarias y cementerios, con o sin pasaportes, desaparecidos en una selva o en un desierto, la memoria de quienes quisimos nos acompaña para siempre» Crédito: Getty Images

Para Eric, su familia y sus amigos.

No importa si llevas muchos años fuera de tu país, o poco tiempo. Siempre es contranatura. El dolor a la distancia se multiplica. Despedir seres queridos en la soledad de la lejanía es un viaje muy solitario.

Toda la urgencia catártica para la que existen los funerales queda suspendida. Recordar, ese acto que nos hace humanos y nos permite que la existencia prevalezca en la memoria, más allá de nuestra presencia física, es un viaje que queda para hacer por tu cuenta, o en un chat, cuando mucho.

La gente que quería al difunto se queda esperando el abrazo de esos otros que se apersonan para compartir el dolor. Todo eso que parece odioso, el cementerio, el encuentro con viejos amigos, familiares y conocidos a quienes hacen coincidir precisamente quien ya no está, se convierte en un ritual imposible y quedamos penando en solitario con nuestro dolor.

Lee más en Univisión

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s