Opinión | Una noche de duendes, por Mari Montes

Izq: Warren Spahn. Der: Juan Marichal

Siempre he creído en los duendes del béisbol.

Son invisibles, como son todos los duendes, pero perceptibles en la magia que desparraman entre las rayas de cal, dónde ocurre casi cualquier cosa… o está por ocurrir.

Siempre andan por ahí, convocados por una línea que parece inatrapable, por batazo que lleva ojos, un hit de Miguel Cabrera.  Los duendes se antojan de tipos así, los envidian un poco, se sienten como unos Cyranos, mientras los hombres de verdad ejecutan la magia.

¿Será así? – Que no venga nadie a aclararlo, por favor, tengo evidencias de mi teoría.

Son muchas, millones, desde cuando no había registros y se jugaba en praderas informales. Lo saben quienes juegan caimaneras de sábado en la mañana, los duendes del béisbol se aparecen en cualquier lugar… y es así como una curva se convierte en línea de vuelta al jardín central.

Lee más en Prodavinci

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s