Opinión | Infierno y primavera, por Francisco Suniaga

Por Francisco Suniaga en La Gran Aldea

En Berlín a veces uno tiene la impresión de que el invierno es infinito. Pasa marzo, llega abril y cuando ya uno comienza a creer que de verdad va a hacerse eterno, de un día para otro, aparece la primavera. Llega con el sol, sus flores y árboles reverdecidos. Los parques vuelven a colmarse de niños y sus voces y gritos le dan contenido y alegría humana a la ciudad. Las calles yermas por las que caminábamos pocos días atrás, se han llenado de gente, muy diversa, hombres y mujeres de todos los colores. Venida de todas partes, “Berlineses nacidos aquí hay pocos, la mayoría venimos de otras ciudades alemanas y muchos de otros países, todos somos extranjeros y estamos cómodos aquí”, me comenta Lars Jongeblod, un joven escritor que trabaja vinculado a una organización municipal para promover la literatura en lengua no alemana.

Hace unos domingos se llevó a cabo en Schöneberg, un barrio cercano al nuestro, la primera de las muchas ferias primaverales, en torno a un producto típico de la estación: el espárrago. Nada especial en cuanto a este tipo de eventos si se mira desde la perspectiva más básica. No es otra cosa que el mercado primitivo y atávico donde se intercambian alimentos, comidas y bienes desde hace siglos. En tiempos modernos, con la ayuda de la convención cómoda que es el dinero, pues es más ágil, variado en ofertas y festivo.

Lee más en La Gran Aldea

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s