Cinco8 | Quienes dejan Venezuela llevan un sello en la frente

Por lo general, aun cuando todo el mundo sabe lo que está pasando en Venezuela, cada venezolano forzado a migrar debe demostrar los motivos que lo llevaron a hacerlo, sin garantía de que obtenga protecciónFoto: Composición de Sofía Jaimes Barreto

Kaoru Yonekura y Rafael Osío Cabrices

En las peligrosas aguas entre Trinidad y Venezuela, un bote patrullero de la guardia costera trinitaria abre fuego contra un peñero repleto de venezolanos que han pagado lo que no tienen para intentar entrar a la nación antillana; un bebé es asesinado en el incidente que luego justificará el primer ministro.

En el tapón del Darién, el impenetrable istmo de selva que separa a América del Sur de América Central y que ha producido siglos de terroríficos relatos de viaje, una joven madre venezolana cae al agua de un caño y se ahoga, sin que los migrantes de varios países que intentan alcanzar el norte con ella puedan salvarla. 

En el desierto más seco del planeta, al norte de Chile, rumbo a pueblos fronterizos donde hay gente cavando trincheras y prendiendo hogueras como en una guerra religiosa de la Europa medieval, otros migrantes venezolanos sucumben al frío nocturno o la deshidratación en el día, cuando son abandonados por los coyotes en medio de la nada.

Lee más en Cinco8

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s