Opinión | A manera de despedida del caviar, por Miro Popić

A manera de despedida del caviar

Por Miro Popic|@miropopiceditor en TalCual

Como somos un país de memoria corta, tal vez ya no recuerden que el régimen anterior, precursor de este, firmó en el 2010, un convenio con el régimen ruso cuando Putin era primer ministro. Entre otras nimiedades, en ese acuerdo se contemplaba la siembra de esturiones para obtener en suelo patrio, en pleno fervor revolucionario, el más burgués, lujoso, exclusivo, costoso y goloso de los sibaritismos: el caviar. Lo anunció el propio difunto por cadena nacional.

Luego de que inventaran ponerle sal para conservarlas y los turcos le pusieran el nombre de haviar, de donde pasó al veneciano hasta que se hizo universal, el caviar se fue transformando en alimento de la aristocracia. Hay una vieja anécdota de cuando el rey de Francia Luís XV ofreció una recepción y el embajador del zar Pedro el Grande le regaló una caja de caviar. Cuando el monarca lo probó ¡lo escupió! Los franceses no tenían en esa época ni idea de qué era esa cosa rara y hoy en sus tiendas de delicatessen es lo que más caro se paga.

Con la llegada de la revolución de 1917, la aristocracia rusa se refugió en París y poco a poco fue imponiendo la costumbre de consumir caviar en las grandes fiestas de la Belle Epoque. Las huevas de esturión se transformaron en símbolo de lujo y despilfarro.

Lee más en TalCual

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s