Prodavinci | Especiales: La mujer que olvidó que estuvo embarazada

Por Ricardo Barbar en Prodavinci


—Éricka tiene tres escenarios —dijeron los médicos—: el primero, y sería prácticamente un milagro, que mejore y evolucione. El segundo, que empeore y eventualmente muera. El tercero es el que más miedo nos da: que su situación se mantenga en el tiempo y continúe viva por los aparatos.

Andrea D’Amico solo esperaba que su esposa no muriera.

Hombre alto, de barba vikinga, instructor de crossfit de pesos pesados, Andrea perdió fuerza. Su esposa había ingresado a la Policlínica Metropolitana de Caracas a solo cinco semanas de cumplirse el tiempo para parir. Estaba enferma con covid-19, así que su bebé corría el riesgo de nacer prematuro y que sus órganos no se desarrollaran completamente. Éricka tenía mayor probabilidad de entrar en un cuadro grave por la enfermedad y su bebé mayor posibilidad de morir antes o durante el parto. 

Aquel día del ingreso, Andrea dejó a Éricka en Emergencias y, cuando regresó, ya la habían conducido a esa área hermética donde solo entran médicos y enfermeras. Desde ese momento, no dejó de ir a la clínica. No podía verla, pero quería estar cerca.

Lee más en Prodavinci

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s