The New York Times | ‘Convertimos esta crisis en una gran oportunidad’: un productor de ron en Venezuela ofrece a exdelincuentes una vida lejos del crimen

Gregory Oropeza, al centro, hermano de Luis Oropeza y expandillero, después de una práctica de rugby. Ha perdido hermanos y primos a causa de la violencia de las pandillas.

Por Isayen Herrera y Anatoly Kurmanaev

Photographs by Adriana Loureiro Fernandez


SABANETA, Venezuela — Solían usar la casa para esconder a sus víctimas de secuestro mientras esperaban el rescate. Ahora la están convirtiendo en una oficina dedicada al negocio de la distribución de ron.

El drástico cambio del mafioso Luis Oropeza y su pandilla forma parte de un inusual proyecto de reinserción social que ha traído una relativa calma a la ciudad de Sabaneta, mientras la anarquía afecta a gran parte de Venezuela.

Lo más sorprendente es que el programa también ha hecho que su fundador, el fabricante del Ron Santa Teresa, sobreviva —e incluso prospere— en un país donde la economía lleva años atrapada en una espiral descendente y su gobierno autoritario ha reprimido sistemáticamente a la disidencia.

Lee más en The New York Times

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s