Runrunes | A los venezolanos se les va la vida en la cola de la gasolina

En el interior la espera por la gasolina se acentúa y en entidades como Táchira no hay opción de echar gasolina subsidiada. Comer, dormir y hacer necesidades alrededor de los carros se ha convertido en rutina para muchos


A las 5 y 46 de la mañana del pasado domingo 19 de septiembre, Rafael Gómez llegó a la cola para echar gasolina en la estación de servicio «Melo», en la urbanización caraqueña de La Florida. Le tocó estacionar detrás de un vehículo cerca de la Funeraria Vallés. Allí durmió un poco y, cerca de las 8 de la mañana, un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana que iba de parrillero en una moto le entregó un cartón con el número 40, escrito con marcador. Tenía 39 carros por delante para surtir combustible. Sus compañeros eran una biografía de Woody Allen llamada A propósito de nada, un cooler con agua y unas galletas.

Media hora después de que el militar le diese el número, los carros empezaron a moverse. Fue un lento recorrido que implicaba encender su vehículo, avanzar unos metros y volver a estacionar. Así, en esa caravana, en medio de un sol inclemente, estuvo hasta las 11:30 de la mañana, cuando finalmente pudo registrarse con su huella digital en el punto de biopago del sistema Patria y cancelar la cifra de 225 mil bolívares por 45 litros de gasolina, a razón de Bs. 5.000 por litro.

Lee más en Runrunes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s