El País | La desigualdad rompe Caracas

Comensales hace sobremesa en la tienda de lujo Maison 11 en Caracas, Venezuela.
ANDREA HERNÁNDEZ BRICEÑO


Por FLORANTONIA SINGER en El País

La avenida en la que espera Nancy Miranda dentro de su Wagoneer del 79, con una almohada que usa para cubrirse del sol y unas galletas para calmar el hambre, es una fila de carros de principio a fin. La mujer de 72 años pasará allí un día entero, incluida su noche, para cargar el tanque de su coche. Está en la cola de una de las estaciones de gasolina que venden gasolina subsidiada en Caracas, prácticamente regalada después de la nueva devaluación del bolívar de esta semana. Es el escaso combustible al que puede optar la mayor parte de los venezolanos que vive en pobreza. Dos cuadras más allá, la urbanización Las Mercedes, ubicada en un municipio de clase media de la capital venezolana, es un hervidero de camionetas estrenadas este año que entran y salen de restaurantes. A unos metros de Nancy está la bomba de gasolina que vende combustible a 50 centavos de dólar el litro, sin colas. “Uno ve cómo allá los carros pasan rápido, pero yo eso no puedo pagarlo”, dice entre sorprendida y desesperada.

La crisis de combustible ha catapultado la pobreza extrema en Venezuela en el último año, según datos de la última Encuesta de Condiciones de Vida, elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello. La posibilidad de pagar combustible ha creado dos clases de venezolanos y una nueva Venezuela que se mueve cada vez menos y que dejó de ser petrolera. El colapso de su principal industria por años de corrupción y los malos manejos y en el peor de momento, en la antesala de la transición energética, ha llevado a su fin los tiempos en los que el país era uno de los más ricos de la región y el de la gasolina más barata del mundo.


Las Mercedes se ha considerado durante años la zona rosa de la capital venezolana, para el jaleo y el disfrute nocturno. Sigue siéndolo, pero solo para un reducido sector que puede costearse el entretenimiento o platos de 30 dólares. Una pequeña nueva élite ha surgido después de 20 años de chavismo, en los que la nación sudamericana recibió los mayores ingresos por la venta del petróleo, casi un billón de dólares. Pero a la par, el 94,5% de la población es pobre y tres de cada cuatro vive con menos de los dos dólares diarios que marcan la línea internacional de la pobreza extrema.

Lee más en El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s