Opinión | Alex Saab (entre paréntesis), por Laureano Márquez

Alex Saab

En el metro de Caracas, de precario funcionamiento como todo lo que depende de uno de los gobiernos más corruptos del planeta tierra y sus alrededores, se colocan afiches con la fotografía del empresario Alex Saab para despertar el interés del pueblo venezolano sobre el abuso de poder que representa la detención en Cabo Verde, desde hace un año, de este empresario colombo-venezolano.

Según el régimen, desarrollaba tareas diplomáticas en distintos países, incluida la de ser embajador plenipotenciario en África (lo curioso es que la condición de funcionario diplomático que se esgrime para su inmediata liberación es posterior a su privación de libertad, detalles que al régimen venezolano poco importan, porque para ellos también los reos pueden ser retroactivos).

Saab volaba en un avión privado que partió de Maiquetía rumbo a Teherán, haciendo escala en el aeropuerto Amílcar Cabral de la Isla de Sal (mal presagio) para reabastecer combustible (obviamente no tomaron la previsión que deben tener los transportistas de Venezuela, que es llevar junto a la carga galones suficientes de combustible que garanticen el regreso al punto de origen).

Lee más en TalCual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s