Opinión | Cómo deshumanizamos a Afganistán y Haití, por Diego Fonseca

Una casa destruida por el terremoto en Marceline, a las afueras de Les Cayes, una de las zonas más afectadas de Haití
Una casa destruida por el terremoto en Marceline, a las afueras de Les Cayes, una de las zonas más afectadas de HaitíCredit…Adriana Zehbrauskas para The New York Times

Por Diego Fonseca en The New York Times

Es escritor y editor. Se ha especializado en analizar los movimientos autoritarios en América Latina y en España.

No hay factores que nos compliquen más la existencia que la naturaleza y las decisiones humanas. Un terremoto o un acto gubernamental pueden dejarnos en situaciones moralmente incómodas, pero, en el fondo, la respuesta a ambas crisis cae en el mismo cuenco: los seres humanos debemos ocuparnos de los seres humanos, sobre todo en situaciones apremiantes.

En los últimos días, Haití y Afganistán volvieron a ponernos ante ese espejo.

El terremoto que costó al menos 1900 vidas en Haití y la salida intempestiva y desordenada de los aliados liderados por Estados Unidos de Afganistán nos han dejado ante un futuro tan previsible como indeseable: ambas naciones pasarán horrores, pero nadie está muy seguro de que el mundo —gobiernos e instituciones, las sociedades prósperas— vaya a hacer demasiado por ellas.

Así que deberíamos preguntamos: ¿seremos espectadores de dos tragedias en evolución o haremos algo mejor que fracasar, como ya sucedió, en la reconstrucción de los dos países? Me temo que no.

Lee más en The New York Times

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s