Opinión | Cómo deshumanizamos a Afganistán y Haití, por Diego Fonseca

Una casa destruida por el terremoto en Marceline, a las afueras de Les Cayes, una de las zonas más afectadas de Haití
Una casa destruida por el terremoto en Marceline, a las afueras de Les Cayes, una de las zonas más afectadas de HaitíCredit…Adriana Zehbrauskas para The New York Times

Por Diego Fonseca en The New York Times

Es escritor y editor. Se ha especializado en analizar los movimientos autoritarios en América Latina y en España.

No hay factores que nos compliquen más la existencia que la naturaleza y las decisiones humanas. Un terremoto o un acto gubernamental pueden dejarnos en situaciones moralmente incómodas, pero, en el fondo, la respuesta a ambas crisis cae en el mismo cuenco: los seres humanos debemos ocuparnos de los seres humanos, sobre todo en situaciones apremiantes.

En los últimos días, Haití y Afganistán volvieron a ponernos ante ese espejo.

El terremoto que costó al menos 1900 vidas en Haití y la salida intempestiva y desordenada de los aliados liderados por Estados Unidos de Afganistán nos han dejado ante un futuro tan previsible como indeseable: ambas naciones pasarán horrores, pero nadie está muy seguro de que el mundo —gobiernos e instituciones, las sociedades prósperas— vaya a hacer demasiado por ellas.

Así que deberíamos preguntamos: ¿seremos espectadores de dos tragedias en evolución o haremos algo mejor que fracasar, como ya sucedió, en la reconstrucción de los dos países? Me temo que no.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s