El País | Periodismo ante el fusil amenazante del narco

Carteles con la imagen de los periodistas asesinados en México. | En video, entrevista con periodistas mexicanos sobre la situación que atraviesa el gremio.  FOTO | VIDEO: HECTOR GUERRERO

La prensa en México vive amenazada. El último episodio ocurrió el lunes pasado: un grupo de hombres armados del Cartel Jalisco Nueva Generación se plantó ante una cámara y la amenazó de muerte. El grupo, que mostraba su exceso de munición, apuntó hacia tres medios de comunicación nacionales —El Universal, Televisa y Milenio— y nombró a la periodista Azucena Uresti en un mensaje que inundó en minutos las redes sociales. El líder de los también encapuchados habló de la representación en esos medios de su grupo criminal: sentía —dijo— que lo que de ellos se hablaba no encajaba con la realidad. Fusil en mano pedía una cobertura justa. México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, según organizaciones internacionales, pero el mensaje de este lunes ha encendido las alertas sobre la escalada de los peligros que enfrentan quienes trabajan en la prensa.https://datawrapper.dwcdn.net/zXHN2/2/

Las amenazas contra los periodistas en México se han convertido en una constante desde hace más de dos décadas. Algunas de ellas han llegado a cumplirse y cada vez son más: desde 2004 en el país no han dejado de contabilizarse al menos el asesinato de un periodista al año. El Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) cuenta 129 informadores asesinados desde 1994 por asuntos relacionados con su trabajo. La tendencia ascendente se refleja en la última década en la que de mínima tres periodistas terminaron muertos después de ser amenazados.

A estas alturas ya ningún mensaje puede ser tomado a la ligera. Para Leopoldo Maldonado, director de la organización Artículo 19 —dedicada a vigilar el ejercicio de la libertad de prensa— el último mensaje de los criminales a la prensa nacional es una llamada de atención, principalmente, para el Gobierno mexicano. “Esto es una escalada de por sí dentro de una espiral ascendente de agresiones contra la prensa y que de no tener una respuesta del Estado mexicano puede desatar más violencia”, comenta. En 2020, la organización contabilizó 692 agresiones contra periodistas —un 13,6% más que en 2019— y donde 154 fueron amenazas. El año pasado seis informadores mexicanos fueron asesinados.

Lee más en El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s