Opinión | “Los hombres no lloran”, por Carolina Jaimes Branger

“Los hombres no lloran”

Cuando mis hijas mayores eran bebés, hace más de treinta años, estábamos en un almuerzo cuando un amigo de la familia -solterón y sin hijos- se sentó a mi lado. Se quedó viendo a mi hijita, que estaba sentada en su coche, y me preguntó:

-¿Es niña o varón?

Me extrañó su pregunta, porque mi bebé tenía un gran lazo en su cabeza.

-Es una niña… ¿No ves que tiene un lazo? – le pregunté.
-Ah, es que como el lazo es azul, tuve dudas.

Me imagino que esta historia hará reír a unos cuantos. Pero lo cierto es que su pregunta no estaba fuera de lugar: somos una sociedad acostumbrada a que, desde bebés, los niños van de azul y las niñas, de rosado. Desde el mismo momento de su nacimiento, comienza una educación sexista para definir –como sea- su género.

Lee más en El Estímulo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s