Opinión | De la metaficción del Quijote a la metamaldición de los venezolanos, por Federico Vegas

Por Federico Vegas en La Gran Aldea

Hace unos tres años, después de pasear por las calles de Barcelona y de una larga noche releyendo el Quijote, escribí este ensayo que termina encallando en Venezuela. Este gerundio, “encallando”, de un verbo tan marino, viene bien. Tiene que ver con tocar fondo, detenido por impedimentos que no logramos ver. También se ajusta a mi condición viajera de emigrante que no encuentra puerto ni tiene razones precisas para marcharse de Caracas y no volver. Y, por último, se ajusta a mi deseo de callar hasta sentir aquel verso: “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”, y quedar varado en ese deseo, pero sin poder cumplirlo, aunque ya no tengo qué más decir.

Ahora que he vuelto, una vez más a Barcelona, releo este texto sobre nuestra patria y constato que las circunstancias descritas en el 2018 permanecen tan idénticas, tan encalladas, que podríamos también considerarlas pasmosamente distintas. Hay situaciones que por el solo hecho de mantenerse impertérritas se convierten en espectros prodigiosos.

Recuerdo el cuento del loco que se pasaba el día con la oreja pegada a una pared. Un compañero algo más cuerdo le pidió permiso para escuchar y puso la oreja en el mismo sitio…

Lee más en La Gran Aldea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s