Opinión | Al Simmons, Miguel Cabrera, y la importancia de regresar a la ruta, por Mari Montes

Por Mari Montes

Al Simmons se llamaba, en realidad, Aloysius Szymanski, pero un día, leyendo el diario, vio un aviso de la Ferretería Simmons, y decidió adoptar ese nombre, cuentan que cansado de escuchar que pronunciaran mal su apellido. El dato está en la página que el Salón de la Fama de Cooperstown le dedica en su sitio en Internet al jugador, hijo de inmigrantes polacos, que forma parte de su galería de inmortales.

El próximo pelotero en la lista de los hiteadores más prolíficos del juego, a quien dará alcance Miguel Cabrera es justamente Al Simmons o Al Szymanski, un bateador  que destacó entre los mejores de su tiempo, como ahora lo hace el toletero venezolano. Simmons nació en Milwaukee el 22 de mayo de 1902. Jugó béisbol en la escuela secundaria antes de asistir brevemente a Stevens Point Teachers College, como jugador de fútbol americano. Medía 1,83 y pesaba 90 kilos, era veloz y resaltaba su carácter competidor. Luego jugó béisbol semiprofesional en Juneau, Wisconsin, antes de ser firmado por los Cerveceros de Milwaukee, su ciudad natal, en 1922. Fue enviado a Aberdeen, Dakota del Sur, donde bateó .365 en 99 juegos. Participó  en 19 encuentros para Milwaukee esa temporada. Conectó 11 hits en 50 turnos al bate (.220). Al año siguiente jugó con el Shreveport en la Liga de Texas, donde dejó promedio de .360  antes de jugar el resto de la temporada con los Cerveceros, donde brilló, bateando .398 en 24 desafíos.

Según la investigación de Fred Stein en SABR.org: “Aunque todavía era propiedad de Milwaukee, en ese momento Simmons estaba interesado en jugar para el manager de los New York Giants, John McGraw . En 1922 le escribió a Roger Bresnahan,  gerente del equipo de los Gigantes, en Toledo, Ohio, en la que le hizo saber su disponibilidad, por $150 en gastos. Bresnahan nunca  le respondió. Años más tarde, Simmons comentaba a menudo: ‘No estoy seguro de haber disfrutado jugando para McGraw. Los dos éramos exaltados y me temo que nos hubiéramos enfrentado’. El dueño y manager de los Atléticos de Filadelfia, Connie Mack, compró el contrato de Simmons a Milwaukee, después de la temporada de 1923”.

Lee más en Prodavinci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s