Prodavinci | Una pregunta antes del bisturí


Por Ricardo Barbar

Adriana Alastre pidió una cicatriz bonita: “Cuidado con coserme feo”, dijo en broma. “No te preocupes”, respondió la cirujana, “yo soy muy femenina”. En una sala del Hospital Central de Valencia, mientras alguien apuntaba sus datos para la solicitud de una biopsia, Adriana vio unas bolsas transparentes. 

—¿Y esas bolsas? ¿Qué van a meter ahí? —preguntó.

—Tu seno, cuando te lo quiten.

—Pero lo van a tapar, ¿verdad?

—No, eso va así.

—¿Y a quién se lo van a dar?

—A tu familia para que hagan la biopsia.

Adriana pensó que su hija de 18 años se iba a asustar. “Una cosa más que superar”, se dijo.

Dos oncólogos, uno de ellos cirujano, le habían dicho que podía elegir una cirugía preservadora, la posibilidad que permitía a Adriana conservar su seno en lugar de someterse a un proceso invasivo conocido como “mastectomía radical modificada”. La opción preservadora era posible porque había descubierto y tratado su cáncer a tiempo y el tratamiento de quimioterapia redujo el tumor en casi 80%. Casos como el suyo se consideran candidatos para cirugía preservadora y son cada vez menos vistos en Venezuela, según dijeron varios cirujanos oncólogos. La mayoría de los pacientes acuden a la consulta sin posibilidad de tomar la opción preservadora. 

Lee más en Prodavinci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s