Opinión | Adiós a Occidente, por Francisco Suniaga

Por: Francisco Suniaga en La Gran Aldea

En el número correspondiente al verano de 1993, la revista Foreign Affairs publicó un artículo de Samuel Phillips Huntington, venerado profesor de Harvard con una tesis, que fue muy debatida, en torno al reacomodo del sistema internacional que emergería de la Guerra Fría. Se titulaba “Choque de civilizaciones” (Clash of civilizations) y sostenía, entre otras cosas, que las ideologías ya no serían las razones del enfrentamiento entre las naciones. Los Estados se debilitarían y serían sucedidos por alianzas (civilizaciones) alineadas según identidades culturales como la historia, la costumbre y, en particular, por la raza y la religión.

El punto más relevante, a los fines de esta nota, es la clasificación que hizo de cuáles serían las civilizaciones que conformarían el nuevo sistema internacional. Lo más sorprendente para muchos estudiantes y académicos de las ciencias políticas y sociales fue que América Latina había sido excluida de la civilización occidental, y ubicada por Huntington como un tipo aparte. Su argumento para hacerlo fue que Latinoamérica no estaba cohesionada en torno a los valores occidentales. Nuestra civilización es un híbrido -por el mestizaje de la cultura europea con la indígena y, además, tiene una acentuada cultura populista y autoritaria-. Los argumentos en contra desde las universidades, dentro y fuera de Estados Unidos, fueron muchos y rigurosamente fundados en el cuerpo de la ciencia. Tanto que cortaron las alas de las tesis del insigne profesor de Harvard y no pudieron volar mucho al sur del río Grande.Casi treinta años después, con la aparición de Pedro Castillo en el radar político del Perú, sin embargo, la tesis de Huntington sobre la condición occidental de América Latina vuelve a cobrar vida. Después del éxito de Hugo Chávez, Evo Morales, López Obrador y con el probable triunfo de Pedro Castillo en Perú, uno de los señalamientos de Huntington (el del populismo autoritario como ideología política, quedó confirmado en la realidad). Quienes aún lo dudan, pueden darle una mirada a los documentos de las organizaciones políticas que han respaldado a esos líderes. El factor común es un rechazo claro y decidido a Occidente. Vean al respecto, los papeles fundacionales del MAS de Bolivia.

Lee más en La Gran Aldea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s