Opinión | El hombre nuevo, otras estupideces y la política de los lenguaraces, por Álvaro Benavides La Grecca

El hombre nuevo, otras estupideces y la política de los lenguaraces

La maldad y el resentimiento son tan útiles como el talento para ejercer la política, desde esa pervertida visión que se consagra sistemáticamente a la maña facilona y miserable de etiquetar al oponente, en vez de centrar esfuerzos en torno al noble trabajo exigente y sin término que hay detrás de la procura del bienestar para todos.

“Estar en el lado equivocado de la historia” es una de las etiquetas favoritas que les endilgan esos operadores políticos a sus contrarios.

¿Cuántos lados tiene la historia?, me pregunto, porque la historia del comunismo –considérese a título de ejemplo–, es una sola, no tiene otro lado ni dos aceras: la historia del comunismo es la historia del exterminio.

Se trata de la concreción de una estrategia que resume el curso de la vida en los extremismos, en un plan para amalgamar seguidores sumisos que les da mucho rédito. Su imaginario produce los extremismos buenos y los extremismos malos: no puede existir el uno si no existe también el otro.

Lee más en El Estímulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s