Opinión | La revolución de los ricachones, por Alberto Barrera Tyszka

Credit…Adriana Loureiro Fernandez para The New York Times

Por Alberto Barrera Tyszka

Es colaborador regular de The New York Times.

“Ser rico es malo”, afirmó en más de una ocasión Hugo Chávez Frías. Y, sin embargo, con el paso de los años, esa sentencia solo puede ser ponderada como una imbatible muestra de cinismo. Los grandes beneficiados de la autoproclamada “Revolución bolivariana” son justamente los familiares de Chávez, su entorno, sus amigos, sus funcionarios más cercanos, sus aliados. Quienes hace más de dos décadas, al llegar por primera vez al gobierno, pregonaron el fin de la corrupción, terminaron siendo devorados por ella.

Ahora, es común encontrar informaciones que destacan a venezolanos —o a ciudadanos de otras nacionalidades pero siempre ligados a Venezuela— que, en distintas partes del mundo, están siendo investigados o ya han sido detenidos, acusados de manejar enormes redes de corrupción, sobornos y lavado de dinero. Pero ¿qué pasa con las fortunas que congelan las naciones cuando capturan y apresan a alguno de estos delincuentes? ¿Es posible devolverle al pueblo venezolano parte de las riquezas que le han saqueado?

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s