The New York Times | Un efecto secundario de la vacuna contra la COVID-19, la inflamación de los ganglios linfáticos, puede confundirse con el cáncer

Una persona recibe la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech en el Centro Comunitario de Rohnert Park, California, el 27 de enero de 2021.
Una persona recibe la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech en el Centro Comunitario de Rohnert Park, California, el 27 de enero de 2021.Credit…Jim Wilson/The New York Times

Por Denise Grad

Las vacunas contra la COVID-19 pueden provocar inflamación de los ganglios linfáticos en la axila o cerca de la clavícula, lo cual puede confundirse con un síntoma de cáncer.

Al irse aplicando las vacunas en Estados Unidos, los médicos están viendo más de estos ganglios linfáticos inflamados en personas recién inmunizadas. Asimismo, las revistas médicas han comenzado a publicar informes que buscan acallar temores a fin de que los pacientes no tengan que hacerse pruebas por una afección inofensiva que pasará al cabo de unas semanas.

La inflamación es una reacción normal del sistema inmunitario a la vacuna y se presenta del mismo lado en el que se aplicó la inyección. También puede darse con otras vacunas, como la de la influenza y la del virus del papiloma humano (VPH). Los pacientes quizá no lo noten, pero los ganglios linfáticos inflamados se ven como manchas blancas en las mamografías y las tomografías del tórax, imágenes que pueden indicar la propagación de un cáncer desde un tumor en el seno u otra parte del cuerpo.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s