The New York Times | El síndrome ligado a la COVID-19 en los niños aumenta y los casos son más graves

Braden Wilson, de Simi Valley, California, con su madre, Amanda. Fue hospitalizado y conectado a un ventilador y una máquina de circulación extracorpórea, pero murió el 5 de enero. “Mi hijo se había ido”, recuerda su madre.
Braden Wilson, de Simi Valley, California, con su madre, Amanda. Fue hospitalizado y conectado a un ventilador y una máquina de circulación extracorpórea, pero murió el 5 de enero. “Mi hijo se había ido”, recuerda su madre.Credit…vía Amanda Wilson

Por Pam Belluck en The New York Times

A Braden Wilson, de 15 años, le asustaba la COVID-19. Tenía cuidado de usar cubrebocas y solo salía de su casa, en Simi Valley, California, para sus citas con el ortodoncista y las visitas a sus abuelos que vivían cerca.

No obstante, el virus alcanzó a Braden. Le ocasionó un daño despiadado en forma de un síndrome inflamatorio que, por razones desconocidas, afecta a algunos jóvenes, por lo general varias semanas después del contagio de coronavirus.EL TIMES: Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos.Sign Up

Los médicos del Hospital Infantil de Los Ángeles conectaron al adolescente a un respirador y a una máquina de derivación cardiopulmonar, pero no pudieron evitar que sus órganos principales se deterioraran. El 5 de enero, “declararon oficialmente que tenía muerte cerebral”, relató su madre, Amanda Wilson, entre sollozos. “Mi hijo se había ido”.

Lee más en The New York Times

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s