Prodavinci | Alfredo Infante: “Tanto el gobierno como la oposición van hacia la inconstitucionalidad”

Alfredo Infante retratado por Roberto Mata

Por Hugo Prieto en Prodavinci

En las líneas que siguen, Alfredo Infante, sacerdote jesuita, párroco de San Alberto Hurtado (parte alta de La Vega) y coordinador de Derechos Humanos del Centro Gumilla, hace un recorrido —absolutamente necesario— por la polarización que hemos vivido a lo largo de este siglo. De lo contrario, ¿Cómo podría llegar a una conclusión? Del balance que hace, no voy a adelantar nada, ni hacer un spoiler. Claro, a los que quieren respuestas sin detenerse a pensar por un momento, les encantaría ahorrarse ciertas cosas. Pero todos sabemos que el país está en terapia intensiva y lo que eso significa: Un diagnóstico difícil. Una mortificación que podría perturbar nuestra <<zona de confort>> político. Tengamos en cuenta cómo llegamos hasta acá y por qué seguimos en el abismo. Infante prefiere ser una voz en el desierto, antes que complacer a audiencias aturdidas por el síndrome de Estocolmo que produce la polarización.

La polarización de la sociedad venezolana ha trazado, con sus altas y bajas, toda una trayectoria en lo que va de siglo. ¿Usted cree que se ha producido un cambio cualitativo o en la naturaleza de la polarización?

Cuando irrumpe el chavismo, el país vive una fuerte polarización entre dos proyectos políticos. Uno representado por Chávez, que interpretó, en cierto sentido, muchas expectativas de cambio que la gente tenía. Ese discurso conectó con una parte importante de la sociedad, con una mayoría que —en los últimos años de la democracia— había experimentado una gran exclusión. Chávez capitalizó ese descontento y con su discurso amalgamó a gran parte de la población. Ofreció, diría, un camino de esperanza. Otro sector, muy importante de la sociedad, estaba pensando en un modelo distinto, digamos, de corte neoliberal. Alrededor de esa opción había gente que no necesariamente se identificaba con ese modelo. Pero desconfiaba de lo que podía pasar con Chávez. Esos dos polos, incluso, estaban muy identificados geográficamente. En Caracas, por ejemplo, el polo opositor a Chávez estaba en el este de Caracas, mientras que el chavismo estaba en el oeste y el resto de la ciudad. Entonces, la polarización de los proyectos políticos, quiero subrayar esto, se expresaba orgánicamente en sectores sociales. En ese momento, la política interpretaba a la gente. Posteriormente, aparecieron los <<ni ni>>, el centro que no se identificaba con ninguno de esos dos polos. Entonces, la polarización no era solamente de carácter ideológico sino de carácter social.

Lee más en Prodavinci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s