La Gran Aldea | Guillermo Tell Aveledo: “Es muy tarde para plantear el debate de la participación”

“Si se quiere que la crisis se resuelva en Venezuela, se debe poner atención a lo que pasa adentro”. A juicio del politólogo Guillermo Tell Aveledo, sigue habiendo un descontento importantísimo de la sociedad hacia el régimen venezolano y hay que aprovechar eso, sin abandonar la presión internacional o diplomática. “Se trata de conectar ambas”. Pero lo que no puede haber es un sector externo desconectado de lo interno y un bloque interno completamente aislado del mundo, “porque no habría nada que hacer, salvo apagar la luz”.Alejandro Hernández

|, 14/09/2020

Aunque Guillermo Tell Aveledo dice no estar de acuerdo con ir a votar el 6 de diciembre porque a la Asamblea Nacional se le vació de significado, entiende las razones de quienes en la oposición hoy estudian la idea de acudir y no cree que el camino electoral deba ser vedado por completo. Sin embargo, al analizar las opciones que maneja el liderazgo opositor advierte que hay que ser cautelosos con el manejo de las expectativas, porque pueden conducir a otro camino de frustración. Para el politólogo, doctor en Ciencias Políticas y profesor universitario no se puede perder de vista que el accionar de Nicolás Maduro solo busca la protección de la oligarquía que gobierna. “Al chavismo le gusta que se les subestime, que nos creamos los más astutos y capaces, mientras ellos nos han tenido dominados por dos décadas”.

-¿Cuál es su opinión sobre la crisis opositora que está en plena efervescencia en este momento?

-Muy preocupado, porque no sólo es algo que se veía venir, sino que ha reflejado importantes diferencias estratégicas, tácticas e incluso ideologías, aunque estas últimas no sean de fondo. Pero uno de los aspectos que más inquieta, y se viene advirtiendo desde hace tiempo, es la falta reglas en la alianza para dirimir conflictos y tomar decisiones. Antes había normas, que se fueron deteriorando desde que se disolvió la secretaria ejecutiva de la Mesa de la Unidad Democrática; ahora los partidos resuelven sus asuntos entre sí, sin un árbitro o alguien que pudiera invocar una normativa, sólo hay una especie de acuerdo informal entre ellos. Las organizaciones delegaron esa figura en la presidencia de la Asamblea Nacional, pero ocurrió que los presidentes del Parlamento, a excepción de Julio Borges y Omar Barboza, guiaron su gestión hacia una agenda más partidista que unitaria; y eso fue forzando la cuerda, hasta que el impacto alrededor de la figura de Juan Guaidó avasalló a una alianza que ya no tenía mecanismos de regulación. Eso trajo como consecuencia que las tensiones naturales en una coalición política dejaran de hablarse y entráramos a este camino de desconocimiento mutuo, que es muy grave.

Lee más en La Gran Aldea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s