Opinión | Carta de amor a Hugo Chávez, por Alberto Barrera Tyszka

Credit…Matias Delacroix/Associated Press

Por 

Es colaborador regular de The New York Times.


CIUDAD DE MÉXICO — No sabes cuánto te recordamos, bebé. No te puedes imaginar las veces que decimos tu nombre en voz alta. ¡Cómo pensamos en ti, papito mi rey! ¡Cómo se detiene nuestra respiración cada vez nos encontramos con tu legado! ¡Y eso ocurre con tanta frecuencia! Casi a cada rato, casi en cada instante. Te lo juro, buñuelito nuestro, en este país es imposible olvidarte. Estás en todo lo que vemos, en todo lo que hacemos, en todo lo que tenemos y en todo lo que nos falta. Cambiaste nuestras vidas para siempre. Cada uno de nuestros días, corazón, es una apasionada epístola para ti.

No sé si el tono de estas líneas se ajuste a lo que espera el jurado del certamen. Me refiero al concurso literario que, en estos días, ha empezado a promover el Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías. El tema es “Cartas de amor a Hugo” y, aunque se establece que es una competencia, no se dice nada sobre el premio. Quizás es para no ensuciar la esencia pura y romántica del galardón. Según un reciente estudio socioeconómico, el 96 por ciento de los venezolanos vive en situación de pobreza. El 79 por ciento en situación de pobreza extrema. Si tuvieran la oportunidad, en vez de cartas, tal vez solo escribirían un largo alarido.

No es de extrañar que, con la posibilidad de un nuevo proceso electoral en el horizonte y ante su escasa popularidad, el chavismo empiece a aceitar y a caldear nuevamente su industria del culto a la personalidad. El concurso es un detalle, pero también puede ser un indicador. Muy probablemente, a partir de ahora y hasta diciembre, cuando están previstas las elecciones parlamentarias para elegir a la Asamblea Nacional, Chávez comience a aparecer otra vez con más frecuencia en la retórica oficial. Nicolás Maduro y su banda necesitan restituir ese vínculo originario. Si hay elecciones, Chávez debe resucitar.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s