Crónica Uno | La guerra del gas. Capítulo I: La escasez nuestra de cada día

leña por alimento/ edad media
Foto referencial: José Núñez.

Por Celina Carquez @celinacarquez

Caracas. Luisa Mariño es empleada doméstica, pero con la pandemia de la COVID-19 se quedó sin trabajo. Vive en el barrio Costa Arriba, vía Caripito, en Maturín, estado Monagas. Desde hace más de dos meses no tiene gas de bombona y debe cocinar con leña, una práctica que solo le genera quebraderos de cabeza.

“Gracias a Dios tenemos morichales cerca, caminamos como 20 minutos para buscar la leña, también agarramos de los árboles cerca de nuestros vecinos, que guardan para ellos y nos regalan un poco. Cocino en un patio, que no está tan cerca de la casa, y aun así la casa se me llena de humo”.

Aunque Mariño tiene una bombona de gas de 10 kilogramos, el Consejo Comunal no les ha notificado cuándo vendrá el camión de Pdvsa Gas Comunal para despacharles el servicio. Mientras, tiene que aguantarse la piquiña en los ojos, las manos y la ropa ennegrecida por el humo, y encerrar a su hijo en un cuarto porque el humo que desprende la leña le produce ataques de asma.

Lee más en Crónica Uno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s