The New York Times | La larga e infeliz historia de trabajar desde casa


Tres meses después de que la pandemia de coronavirus causó el cierre de las oficinas, el Estados Unidos corporativo ha concluido que trabajar desde casa está funcionando. Muchos empleados estarán atados a Zoom y Slack por el resto de sus carreras, su traslado al trabajo tomará solo unos segundos.

Richard Laermer tiene algunos consejos para todas las compañías que se apresuran en desbandada hacia este futuro remoto: no sean idiotas.

Hace algunos años, Laermer permitió que los empleados de RLM Public Relations trabajaran desde casa los viernes. Este pequeño paso hacia el teletrabajo demostró ser un desastre, dijo. A menudo no podía localizar a las personas cuando las necesitaba. Los proyectos languidecieron.

Lee más en The New York Times |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s