La Gran Aldea | Crónica de la pandemia en Caracas 

BF431D62-27F5-4824-8C5D-4F1FB8B4D456Por Alonso Moleiro en La Gran Aldea

El tránsito de abril a mayo puede ser el más caluroso de todo el año en Caracas. Aún no ha comenzado a llover y la ciudad parece tomada por una bóveda opresiva, húmeda y plomiza, ahumada por los incendios forestales.

Una especie de otoño invertido, saliendo de la frescura decembrina para entrar en la severidad del calor, con cierres de inventario de origen vegetal: Alfombras de hojas que arropan urbanizaciones, semillas mordidas por loros esparcidas en las calles, basura mal recogida y chicharras orquestadas colocándole música al crepúsculo urbano.

Caracas, la de la pandemia, es un entorno urbano donde la desventura es una convención. Es, hoy, el lugar más triste del mundo. Un trozo de cuero pisado por la bota militar. Un lugar donde todo lo que alguna vez ha sido, difícilmente ya lo vuelva a ser. Una paradoja cotidiana, donde hablan, sobre todo, los recuerdos y las voces de los ausentes. Una ciudad en la cual sus urbanizaciones y confines tienen poco que contarse entre sí.

Lee más en La Gran Aldea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: