El Universal | Otra manera de decir adiós, por Alejandro Celedón

mariahe-pabon-48762

Por Alejandro Celedón en El Universal

 

Lo leí en Twitter: “Me entero de la muerte de nuestra querida Mariahé Pabón”, escribió en su cuenta César Miguel Rondón. “Una mujer entrañable. Periodista de garra y fuelle”.

Sí, Mariahé era periodista, una periodista de las buenas, pero sobre todo una periodista feliz porque amaba su profesión. A pesar de no ejercer de manera formal en un medio, en los últimos tiempos colaboró con El Nacional, y practicaba el oficio en su día a día, porque como bien escribió Martha (su hija) en Instagram, para Mariahé el periodismo era una religión. Ella lo practicaba con fe ciega.
Ávida consumidora de información, despertaba y a las pocas horas se instalaba en su computadora para navegar por los portales de noticias, mientras admiraba desde su balcón el cielo, el Sol y el mar, los tres espléndidos en Miami, y el ir y venir de carros hacia la embriagante Miami Beach, ciudad donde residía desde hace varios años. Si alguien sabía lo que pasaba en el mundo era ella. Y luego, para deleite de quienes teníamos el gusto de ser sus amigos en Facebook, iba soltando una especie de “cápsulas informativas”, muy a su estilo: precisas y concisas, en ocasiones dosificadas con una justa medida de un humor negro, “memorable y peligroso” en palabras de Rondón, que solo destilan quienes han sido dotados por una mente brillante y acuciosa, en su caso alimentada con la lectura y el conocimiento.
Lee más en El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s