Opinión | Venezuela: Una economía sin anticuerpos , por Juan Pablo Olalquiaga

el

 

Venezuela: Una economía sin anticuerpos
Por Juan Pablo Olalquiaga

Muchos gobiernos, como los de diferentes estados americanos, han establecido que empresas como oficinas de ingeniería y arquitectura; empresas de soporte de actividades de puertos y aeropuertos; industrias de manufactura; obras en construcción; plantas de embotellamiento; empresas agrarias; ferreterías; proveedores de gas; telecomunicaciones; medios de comunicación; entre otros, deben continuar trabajando, tomando las medidas necesarias para proteger a sus trabajadores y realizando despistajes regulares a través del sistema de salud pública. El régimen de Maduro debe permitir una reactivación similar, o las consecuencias para la población serán nefastas.

El mundo occidental continúa cerrándose con mandatos oficiales de limitar el movimiento transfronterizo y de que los ciudadanos se aíslen en sus casas para contener la propagación del Covid-19, como está sucediendo en distintos estados de EE.UU., en diferentes países europeos y en casi toda América Latina. En muchos de estos países se ha suspendido la operación de comercios como bares, restaurantes, peluquerías, gimnasios, tiendas de música y clubes sociales, así como el acceso a estadios, parques, plazas o playas, entre otros lugares de congregación. En Venezuela, entramos en la segunda semana de lo que, en teoría, serán 30 días (prorrogables) de la paralización casi absoluta de nuestra economía para hacer frente a la epidemia.

En términos de respuestas nacionales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prioriza la adecuación de laboratorios para realizar pruebas de despistaje de forma masiva a fin de identificar a las personas infectadas, así como la adecuación veloz de instalaciones para su aislamiento, con la protección necesaria para el personal médico asistencial. También resaltan la desinfección de áreas públicas y la coordinación internacional de las medidas a tomar, entre muchas otras acciones. Sin embargo, la población venezolana no ha recibido información sobre esfuerzos relevantes que las autoridades de facto estén haciendo para masificar el acceso a pruebas de despistaje, ni sobre la adecuación de áreas de aislamiento de fácil acceso para la proporción estimable de la población que sería infectada. El régimen parece haberse limitado a paralizar, aún más, a un país que viene ya deteniéndose desde hace meses por la escasez de electricidadgasolina y créditos bancarios.

Lee más en La gran aldea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: