The New York Times | Bernie Sanders, Fidel Castro y la división del Partido Demócrata


MIAMI — A principios de 1989, como alcalde saliente de Burlington, Vermont, Bernie Sanders y su esposa, Jane, hicieron un viaje de ocho días a Cuba, con la esperanza de conocer al dictador cubano Fidel Castro.

Sanders, de 47 años, no se reunió con Castro pero visitó La Habana, se reunió con su alcalde y se maravilló de que los visitantes pudieran tomar un taxi en cualquier lugar del país. “La revolución ahí es mucho más extensa y profunda de lo que yo sabía”, dijo, según The Burlington Free Press, al regresar a casa, y alabó a Cuba por proporcionar atención médica, educación y vivienda gratuitas.

Muchos demócratas de mayor edad que conservan recuerdos nítidos de la Guerra Fría se han desconcertado e incluso ofendido por los elogios de Sanders a ese país —los cuales están bajo los reflectores luego de que volviera a mencionar algunos de ellos la semana pasada en el programa 60 Minutes— y esta es una de las razones por las que creen que alguien que se describe a sí mismo de socialista demócrata, como Sanders, sería un candidato presidencial peligroso.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s