The New York Times | Tras el ataque a los LeBarón en México queda un mensaje: nadie está a salvo

merlin_164020575_5fa1c665-8040-4bf4-b4b8-38e73f7fc5cc-jumbo.jpg

Por 

 

LA MORA, México — Andre Miller vio que se elevaba la columna de humo a por lo menos un kilómetro de distancia. Segundos después, dijo, se escuchó el estallido.

En ese momento fue a la carretera y encontró una camioneta envuelta en llamas, la misma que su cuñada, Rhonita Miller, conducía con sus cuatro hijos el lunes por la mañana. Lo vio horrorizado, sin poder acercarse. El calor era intenso.

“No podía acercarme a más de nueve metros”, dijo Andre Miller, de 18 años. “No sabía si estaban adentro del coche o no”.

A través de las llamas, vio a tres hombres armados que escapaban del lugar. Eran las 10:20.

Fue la primera prueba desgarradora de que algo había salido muy mal en la comunidad mormona de La Mora, un pequeño poblado de huertos de fruta y nueces escondido tras una cortina de montañas en el norte de México.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s