Opinión | Los regalos del poder, sobre el nuevo anillo de Nicolás, por Jesús Urbina

WhatsApp Image 2019-11-02 at 7.29.45 PMPor Jesús Urbina

Todo el tiempo los jefes de Estado reciben obsequios. Esta práctica ha dependido del interés de gobiernos extranjeros, empresas e individuos de influir sobre ellos, de la simpatía que causen o del miedo que se les tenga. Pero desde siempre ha sido así.

En democracia suele haber un interés institucional por la regulación del protocolo de recepción, la propiedad e incluso la posesión de los obsequios diplomáticos y de origen político que recibe un presidente, cualquier alto funcionario público con cargo electivo o designado, y hasta el monarca que hereda la soberanía nacional. (Sí, estimado lector: muchos de los reinos contemporáneos son democracias con poderes sometidos a la Constitución).

Hay reglas jurídicas y deberes morales en el ejercicio de la función pública. En todo el mundo los ciudadanos estamos hasta el gorro de los excesos, los abusos, los caprichos y veleidades de los mandatarios, especialmente de los que asumen el poder público en calidad de bien propio y de carta blanca para lo que les plazca. Cuando priva la civilidad, parlamentos y gobiernos responsables dictan normas para limitar las competencias y atribuciones de los funcionarios.

Lee más en El Pitazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s