Opinión | Venezuela y el nuevo escenario de la guerrilla colombiana

merlin_143344518_ecab08c0-b073-4c0e-9f6b-d6cd49d4a46a-superJumbo.jpg

Por 

BOGOTÁ — El anuncio de vuelta a las armas, realizado el 29 de agosto por tres altos exlíderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) desde el río Inírida en la zona fronteriza con Venezuela, apunta a que el largo y espinoso tema de la aventura guerrillera ha dejado de ser un asunto estrictamente colombiano para convertirse en un componente más del entramado de fuerzas armadas con las que el régimen de Nicolás Maduro ha venido construyendo una muralla de contención a la ofensiva internacional en su contra.

Se sabe que el conflicto político venezolano se juega simultáneamente en tres tableros. Primero, el de la política nacional: que se reduce a la lucha entre el estamento militar en el poder y sus adversarios de los diversos frentes democráticos. Segundo, el de la geopolítica mundial, que puede resumirse como el forcejeo entre los Estados Unidos y las democracias occidentales congregadas en la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos (OEA), de una parte, y la teocracia iraní, el capitalismo estatista chino, el totalitarismo ruso y la autocracia turca, de la otra. Y, tercero, el escenario regional latinoamericano y caribeño. El más complejo porque se modifica periódicamente. Pasó de estar dominado en la década pasada por los gobernantes de izquierda, mayoritariamente pro socialismo del siglo XXI, a dar un giro a la derecha en la presente. Hoy la mayoría de los gobiernos vecinos de Venezuela, reunidos en el Grupo de Lima, se han manifestado contra el régimen Maduro.

Algo parecido está pasando con la presión internacional. En contraste con la actividad febril emprendida en enero de 2019, cuando Juan Guaidó asumió como presidente interino, hoy los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y Perú han comenzado a mirar para otro lado y se han concentrado en sus agendas internas. Colombia se ha ido quedando sola en su esfuerzo por acelerar la transición venezolana y, en consecuencia, el gobierno de Maduro la enfrenta como su primer enemigo y mayor obstáculo en el vecindario.

 Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s