El Pitazo | Familias venezolanas deben decidir entre productos de imitación e importados cotizados en dólares

2-Productos-de-imitación-Foto-María-Jesús-VallejoPor María Jesús Vallejo en El Pitazo

El 8 de agosto, el Instituto Nacional de Higiene alertó sobre la contaminación microbiológica de algunos dentífricos no registrados empaquetados bajo la marca Colgate. Aunque, en Venezuela, los mercados comenzaron a llenarse de imitaciones desde hace meses. Quienes no pueden pagar por artículos originales, arriesgan su salud por menos costo; otros, con acceso a divisas, prefieren los productos importados ofrecidos en dólares en algunas tiendas de la capital

Faviola Avilán comenzó a comprar productos de imitación hace más o menos dos años. Primero, fue el champú: dejó de adquirirlo en farmacias o supermercados para recurrir a vendedores ambulantes o bodegas del Mercado Municipal de Catia. Se llevaba el más económico. Notó que empezó a tener caspa, pero pensó que con algunos remedios caseros podría solucionarlo. Luego las toallas sanitarias, cuyos empaques se parecían a los que siempre había comprado, le irritaron la piel; con el tiempo, se acostumbró y la molestia no fue tan grave.

Con las cremas dentales sí decidió que dejaría de comprar cualquier marca. Luego de un par de meses utilizando cualquiera que pudiera costear, se percató de que sus dientes se manchaban poco a poco. “Lo que hago ahora es que compro una original, Colgate, por lo general, y una imitación y las intercalo una por mes”, cuenta. Calcula que mientras por la original paga alrededor de cuatro dólares al cambio, por una falsificada cancela uno.

La hiperinflación que atraviesa Venezuela desde finales de 2017 destruye cada vez más la capacidad de compra de las familias venezolanas, por lo que la mayoría cambió sus hábitos de consumo. Para el mes de julio, el salario mínimo integral –de 40.000 bolívares, fijado en abril–, solo tenía una capacidad de compra de 2,4% de la canasta alimentaria, que no incluye gastos para higiene personal, aseo, salud, transporte y recreación.

Lee más en El Pitazo