The New York Times | Reseña: ‘Avengers: Endgame’: Los amigos que hicimos en veintidós entregas

“Jamás ha sido posible comprar un solo segundo del tiempo”, le dice un personaje a otro —me temo que no puedo ser más específico— más o menos a la mitad de Avengers: Endgame. Es muy cierto y, en el contexto del filme, totalmente falso. Esta película se trata de los ejes entrecruzados del tiempo y el dinero y, aunque no soy experto en las finanzas de los estudios de filmación, supongo que, a juzgar por lo que pagaron Disney y Marvel Studios para producirla, un segundo de la película sería suficiente para comprar un auto usado muy decente.

Entre el silencioso y escalofriante inicio y la última parte de los créditos, hay aproximadamente 10.860 (segundos, no autos). Eso significa que sin importar cuál sea el costo del boleto en donde vives, Avengers: Endgame podría considerarse una ganga. Con su duración de tres horas y un minuto, es más breve que TitanicEl padrino II o El gatopardo de Luchino Visconti. Y, aunque el tiempo no pasa volando, tampoco pasa demasiado lento. Las dos horas con cuarenta minutos de Infinity War (también dirigida por Joe y Anthony Russo) nos parecieron infinitamente más largas. Los principales objetivos de esta entrega —supuestamente la última— son saldar cuentas, concluir arcos narrativos y celebrar la victoria con momentos de comedia y algunas lágrimas sinceras.

¿Y por qué no? Hemos convivido con estos personajes y los actores que los interpretan durante más de una década y nunca hubo motivos para quejarse de los invitados, ni siquiera cuando los filmes se volvían caóticos, tontos, o cuando había demasiados personajes. En general, es bueno verlos de nuevo… y un poco triste decirles adiós.

Thor, interpretado por Chris Hemsworth, siempre algo neurótico para una deidad musculosa con un poderoso martillo, se ha dejado llevar; ahora es un Lebowski gordo con asuntos sin resolver con su figura materna. Máquina de Guerra (Don Cheadle), Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Ojo de Halcón (Jeremy Renner) están más ocupados que antes. (Desearía que hubiera pasado lo mismo con Valquiria, interpretada por Tessa Thompson). Hulk (Mark Ruffalo) hizo las paces con su esencia dual. Robert Downey Jr., de cabello hermosamente cano, ejerce su papel de veterano con mano suave. Es el que tiene más antigüedad —la primera película de Iron Man fue lanzada en 2008— y combina los deberes de un jefe de superhéroes no oficial con los de un maestro de ceremonias.

Lee más en 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s