Opinión | Nada puede prepararte para la vida con hiperinflación

el

12Lopezglass-master1050Por  en The New York Times

Había visto las fotos en blanco y negro de niños alemanes que usaban fajos de dinero como bloques de construcción durante la República de Weimar. Había leído sobre el precio exorbitante del pan en Zimbabue y de cómo las personas llevaban su efectivo en carretillas. Sin embargo, nada de lo que leas puede prepararte para la vida con hiperinflación.

En gran medida, la hiperinflación en la República de Weimar fue el resultado de la reparación: pagos impuestos a Alemania después de la Primera Guerra Mundial. En Zimbabue, fue el resultado de las políticas de reforma agraria de Robert Mugabe, así como de la subsecuente caída en la producción de alimentos y las inversiones extranjeras.

No obstante, en Venezuela ha sido el resultado de dos décadas de pésima gestión económica, despilfarro del gasto público, deuda gubernamental a pesar de las ganancias extraordinarias e históricas del petróleo y corrupción épica. El que alguna vez fue el país más próspero de la región se convirtió en un desastre provocado por el ser humano.

Lee más en The New York Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s