Gatopardo | ¿Cuántos periodistas pueden decir que derrocaron un presidente?

Screenshot_2.jpgPor Sofía Viramontes en Gatorpardo

Al escuchar el nombre de Carl Bernstein, a mucha gente le viene a la cabeza Dustin Hoffman en Todos los hombres del presidente. No se parecen nada, pero Bernstein dijo alguna vez que el actor hizo un buen trabajo “porque enseñó al público cómo trabajan los periodistas”.

El verdadero Bernstein tiene la cara redonda y los labios muy gruesos. Hoy lleva el pelo corto y muy blanco, pero en los sesentas le llegaba al hombro, esponjado y oscuro. Su cumpleaños es el 14 de febrero –paradójico día para un hombre que ha definido su vida a partir de hechos y pruebas–; nació en 1944, en Washington D. C.

Su primer trabajo fue a los 16 años en The Washington Star, era el chico encargado de las copias. Poco después de empezar se inscribió en la Universidad de Maryland, en la cual no duró mucho pues pronto le ofrecieron el puesto de reportero de tiempo completo.

Pero el puesto tampoco le duró mucho, pues le exigían diploma universitario para estar ahí. Se mantuvo en contacto con el editor, quien unos años después lo invitó a trabajar a el Daily Journal, en Nueva Jersey. Era 1965, Bernstein tenía 21 años, y sus historias comenzaban a remover la tierra, a zumbar en los oídos de los editores, pero también de los lectores. Dos de sus historias en este diario le ganaron el premio New Jersey Press Association: una sobre el apagón del 65 y otra sobre un notable incremento en adolescentes bebiendo alcohol.

Lee más en Gatopardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s