OPINIÓN | La negociación

negociacion

Por IBSEN MARTÍNEZ en El País

Un combatiente de las FARC rasura a un compañero en una barbería de campaña. El barbero sostiene una hojilla de afeitar de doble filo prendida ente el índice y el pulgar. Trabaja expertamemente, sin necesidad de maquinilla, mientras ambos combatientes conversan con quien suponemos es la directora del film, invisible, fuera del encuadre de una de las secuencias mejor logradas del documental colombiano La negociación.

La escena ocurre en algún campamento, selva adentro, durante el intervalo que siguió a la firma de los acuerdos de La Habana y en la inminencia, justamente, de concretarse la desmovilización del grupo armado.

La parla de la corrección política describiría al barbero como un indiferenciado afrocolombiano cuando más atinado sería decir que es un mulato apuesto, sumamente locuaz y jovial. Como un “negro lavadito y sangre liviana” lo habría descrito mi mamá, mestiza ella misma de canarios y zambos y, como casi todo el mundo en esta América, muy atenta a los matices raciales.

Lee más en El País

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s