El Club es también un grupo de amigos admirables

Por Elizabeth Fuentes

Fui la primera mujer elegida para presidir el Caracas Press Club y dentro de mi prontuario feminista me pareció todo un evento, un logro gozoso además porque en nuestro Club solemos apuntar hacia aquello que más nos importa, la democracia y el libre ejercicio de la profesión. Y estar al frente de la Directiva, electa por votación «popular» y conformada por grandes amigos duplicó no solo mi orgullo sino la necesidad de hacer lo mejor posible después de las exitosas administraciones de Nelson Bocaranda, Alvaro Benavides La Grecca o Alberto Quirós Corradi, por mencionar una cuantos peso pesados que me habían precedido.
En aquellos años el Club comenzaba a sufrir los embates del gobierno de Hugo Chávez y sus consecuencias. Nuestras reuniones habituales con protagonistas de la noticia, asesores electorales o candidatos -con el objetivo de nutrirnos desde la fuente misma de la información-, comenzaron a cambiar de tono y fueron poco a poco sustituidas por eventos que reflejaran la creciente preocupación en que se había convertido el país. Desde el acoso a la libertad de expresión hasta la economía en bajada que auguraba el régimen autoritario del militar y sus aliados. Para entonces ya era imposible planificar viajes al exterior, motivados básicamente por eventos que interesaban a los socios, y la dura realidad que asomaba nos hizo buscar nuevas maneras de seguir adelante para amalgamar aún más ese grupo magnífico de profesionales con el que siempre hemos contado. Surgió la posibilidad de conseguir entonces un Seguro médico accesible para los socios, la realización de foros dirigidos a mantenernos actualizados y uno que otro evento coyuntural, como el homenaje que le hicimos a Alberto Quirós Corradi para defenderlo de una jauría política que cuestionaba su participación como dirigente de un organismo que buscaba unir a la oposición y mediar ante el gobierno. También logramos que las principales distribuidoras de cine nos invitaran a disfrutar de los filmes más destacados por venir en cartelera, así como realizamos encuentros a puerta cerrada con historiadores y economistas, para que nos ayudaran a entender aún más a ese país que comenzaba a perfilarse tan difícil.
Fue y es una dicha haber sido Presidenta del CPC en dos ocasiones y seguir siendo socia ahora. No solamente por el significado que tiene para el gremio, en cuanto a concentrarnos para discutir ideas, desarrollar proyectos y entender situaciones, sino por el beneficio adicional que implica la alegría de vernos, porque el Club es también un grupo de amigos admirables cuya cercanía ha sido uno de nuestros principales logros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s